Saltar al contenido

T3E21: Gnosis: La peligrosa secta sexual de Samael Aun Weor (Parte 1)

Última actualización el 2021-06-06

Espiritualidad y Ciencia
Espiritualidad y Ciencia
T3E21: Gnosis: La peligrosa secta sexual de Samael Aun Weor (Parte 1)
/

Esta es la primera parte de una serie de dos episodios en los que voy a hablar sobre la Gnosis, una doctrina en la que creí y que practiqué por siete años pero que descubrí que es tremendamente peligrosa. Este descubrimiento fue una experiencia muy personal y sucedió a raíz de una crisis de ansiedad que sufrí en 2017 y que narraré con detalle en otro episodio.

En este episodio contaré la trágica historia de una madre que por influencia de la gnosis mató a su propia bebé de 6 meses. Explicaré qué es la gnosis, por qué es tan atractiva y les contaré la increíble historia de su mayor líder, Samael Aun Weor, que se convirtió en el líder religioso más influyente que ha nacido en Colombia, afectando la vida de millones de personas en todo el mundo, principalmente en Latinoamérica.

Muerte en Santiago de Compostela

El 27 de agosto de 2015, Marisol Rue de origen chileno y su esposo Raúl Serrano, nacido en Venezuela, viajaron desde Alemania donde vivían, a Santiago de Compostela junto con su pequeña hija Victoria, la triste protagonista de esta historia, de tan solo 6 meses.

La pareja se había trasladado a la mítica población gallega, inmortalizada por Paulo Coelho en su best seller “El Alquimista”, porque allí se llevaría a cabo un congreso internacional del Instituto Gnóstico de Antropología “Samael y Litelantes”, una de las tantas organizaciones en el mundo que observan y promulgan las enseñanzas de Samael Aun Weor, el desaparecido líder espiritual colombiano a quien me he referido ya en varias oportunidades en este podcast.

El viaje había empezado con mucha alegría y expectativa para la joven pareja, que por primera vez se aventuraba en un viaje fuera de Alemania con su primera bebé. Sin embargo, había algo turbio que amenazaba la armonía de los Serrano Raue. Raúl no estaba del todo convencido de que Victoria fuera hija suya.

Todo empezó en junio de 2014. Marisol y Raúl llevaban juntos unos 5 años y ambos estaban comprometidos con su camino en la gnosis. Seguían con dedicación las prácticas en las que Samael había instruido a sus discípulos para supuestamente lograr la liberación de la consciencia y el desarrollo de poderes psíquicos: ayunos, meditaciones, ceremonias pero lo más importante: practicar el sexo con frecuencia pero evitando a toda cosa que Raúl eyaculara, algo que para los gnósticos es equivalente un pecado capital para los cristianos.

Probablemente querían tener un hijo, pero haciéndolo dentro de la doctrina Samaeliana: Según la gnosis, la pareja cósmica no podía engendrar a través de la eyaculación como los demás mortales, sino que debían practicar el Sahaja Maithuna, una técnica derivada del tantrismo de la India, que podría describirse como una maratón de sexo de mínimo una hora, sin movimientos fuertes, ni posiciones que no fueran la del misionero, ni muestras de lujuria o pasión, recitando mantras, haciendo oración, y lo más importante: sin eyacular una sola gota de semen.

Siguiendo esta práctica, dice la gnosis, los iniciados pueden recibir la encarnación de un espíritu superior de luz, que descendería del cosmos, adoptaría la forma de un solo espermatozoide de pura luz y viajaría hasta el útero de la esposa para fecundar un óvulo y formar así un ser ascendido, un Bodhisattva, incluso tal vez un profeta.

Pero hay de aquellas parejas que se atrevieran a fornicar, que era la palabra con la que Samael se refería al simple acto de eyacular. De concebir un hijo de esta forma, las parejas corrían el riesgo de traer al plano físico a un demonio o la encarnación de un espíritu sin consciencia o incluso un ser malvado.

Se por experiencia propia que estas sentencias pueden llegar a generar una enorme presión en la mente de quien las acepta como verdad. Sin duda Marisol y Raúl vivieron muchos momentos de angustia al fallar en la improbable meta del desapasionado, lánguido, místico, estático, maratónico, rutinario, seco y complejo sexo samaeliano.

Pero todo se complicaría en ese verano de 2014, cuando Marisol, alienada por todos estos dogmas esotéricos y aparentemente afectada también por problemas aún no diagnosticados de salud mental, tuvo una crisis que la llevó a abandonar a su pareja y embarcarse en una peligrosa aventura.

Según su testimonio, durante sus prácticas ceremoniales para salir en cuerpo astral, otra de las doctrinas gnósticas que Según Samael, todo iniciado debería manejar para poder avanzar en su camino espiritual, Marisol recibía mensajes de seres superiores que le habían venido indicando que tenía una importante misión redentora para salvar a la humanidad.

En uno de esos sueños lúcidos, la joven vio una cruz blanca, que inmediatamente relacionó con la bandera de Suiza. La mañana siguiente, convencida de su predestinación mística, Marisol salió de su casa en Alemania y sin decirle nada a Raúl, tomó un tren hasta Suiza, pero por el camino, siguió recibiendo mensajes místicos así que cambió de tren y terminó en un tren la llevó a la estación de la ciudad alemana de Stuttgart.

En aquella estación, algo grave sucedió porque los eventos exactos de los cinco días que pasó en Stuttgart se borraron de su mente. Lo poco que dijo recordar es que había sido secuestrada por un vagabundo que la violó. Luego de eso, los servicios sanitarios la encontraron desmayada en la estación y la internaron en un psiquiátrico de la ciudad durante 10 días.

Del relato de Marisol, solamente la última parte pudo ser contrastada posteriormente. El caso es que mientras ella estaba en Stuttgart, Raúl la buscaba por cielo y tierra y ya había interpuesto la denuncia por su desaparición ante las autoridades. Los médicos del psiquiátrico donde estuvo internada inicialmente emitieron un diagnóstico de esquizofrenia paranoide, le recetaron los medicamentos psiquiátricos del caso y contactaron a Raúl para coordinar el alta de su compañera.

A pesar de lo sórdido del episodio, especialmente lo relacionado con la violación por parte del vagabundo que al parecer no pudo ser localizado, Raúl estaba feliz de haber recuperado a su pareja y juntos decidieron dejar atrás el incidente. Además, en esos días – coincidencialmente – llegaron a su casa los papeles que les hacían falta para que Marisol pudiera divorciarse de su anterior marido, con quien tenía un niño de 11 años a quien no veía desde hace mucho.

Y para completar la dicha, o más bien, para complicarla, algunos días más tarde, Marisol se hizo una prueba de embarazo que resultó positiva: estaba esperando a su hija Victoria. Raúl, que llevaba tanto tiempo esforzándose y deseando tener un hijo con su amada estaba dichoso, pero muy en el fondo también asustado. Así no lo quisiera reconocer, existía la posibilidad de que Victoria no fuera hija suya, sino de aquel infeliz que violó a Marisol durante su extraño brote de esquizofrenia.

Las dudas sobre su paternidad de Victoria salieron a relucir en alguna discusión de pareja. En condiciones normales tal situación sería complicada para cualquier pareja pero recordemos que Marisol y Raúl eran gnósticos así que había mucho más en juego que una desafortunada concepción extramarital. Una concepción surgida de una eyaculación y más aún, durante un acto de pura lujuria y con un hombre que Samael hubiera llamado un “homúnculo racional equivocadamente denominado Hombre”, podía ser el vehículo para la encarnación de un ser de las tinieblas o incluso del mismísimo anticristo.

Con lo cual, la pareja decidió dejar a un lado las dudas, ignorar la prescripción de psicofármacos y redoblar su trabajo espiritual o la “Gran Obra”, como se dice en la gnosis. El viaje a Santiago de Compostela seguramente hacía parte de este esfuerzo por limpiar cualquier impureza espiritual que se hubiera cernido sobre ellos y que amenazaba con destruir la felicidad de la joven familia.

Volante del congreso gnóstico al que asistió la familia Serrano Raue

El 30 de agosto, después de una jornada más de conferencias, Marisol y Raúl tuvieron una discusión. Hay varias versiones sobre lo que la motivó; Marisol dice que ella se puso celosa porque en el congreso apareció una mujer que había sido pareja de Raúl y éste le repitió sus dudas sobre la paternidad de Victoria y le exigió una prueba de paternidad. Marisol empezó a sentirse mal y discutió fuertemente con Raúl. Motivada por la ira, la mujer de 34 años tomó sus maletas y a la pequeña Victoria, salió del hotel y se dirigió al aeropuerto de la ciudad donde trató de conseguir un tiquete de regreso a Alemania, pero el dinero que tenía no le alcanzaba para el tiquete; y probablemente tampoco para el taxi de regreso porque no le quedó más remedio que llamar a Raúl para que las recogiera en el aeropuerto.

Esa noche, lejos de mejorar, las fricciones de la pareja se agravan y la discusión se repite. Marisol, que a medida que se iba sintiendo más ansiosa continuaba recibiendo mensajes crípticos en su mente y viendo señales sobre su misión en aquel lugar, vio que Raúl se rascaba la cabeza y algo le dijo que esa era una señal de que su pareja quería hacerle daño. Así que la alienada Marisol empezó a gritar pidiendo auxilio y le lanzó un zapato a Raúl exigiéndole que saliera de la habitación del hotel.

Los ruidos alertaron a algunos de los huéspedes, que también participaban en las conferencias gnósticas, salieron a ver qué sucedía. Mientras tanto, Raúl que se encontraba entonces en la puerta fumándose un cigarrillo, le confesó a otra asistente al congreso que creía que Victoria no era su hija. Esa noche, tuvo que dormir fuera de su habitación porque Marisol trancó la puerta con las maletas y apenas le pasó algunas prendas de ropa.

Marisol no aceptó a Raúl el domingo tampoco, por lo cual él se entretuvo en una visita guida al casco histórico de la ciudad. Mientras tanto en el hotel, Marisol llamó a una pareja de ingleses que se alojaban en la habitación de al lado y les sugirió que fueran a dar una vuelta por el hotel y tomar un café. La otra pareja tenía un bebé de un año, así que los cinco bajaron al café que quedaba en el lobby pero Marisol se veía ensimismada, agotada y triste, según los gnósticos británicos.

Mientras se tomaban el café, el niño de un año de los ingleses señaló con un dedito el ojo izquierdo de Victoria y en ese momento, Marisol recibió un nuevo mensaje telepático que tendría consecuencias irreparables: La voz que la guiaba le dijo que su pequeña hija de seis meses era la encarnación del mal y que el niño que la había señalado era un guerrero de la luz que estaba librando una batalla espiritual en contra de ella.

Por lo tanto, según declaró Marisol, la voz le indicó que debía matar a la niña antes de que cumpliera un año para salvar el mundo y que como premio por su sacrificio, sería recogida por una nave espacial para viajar al sistema de Sirius, a un planeta donde viven los cristos que murieron por la humanidad. Esta, por supuesto, era otra enseñanza de Samael Aun Weor, quien decía que Sirius era la capital de la Vía Láctea y el lugar en la que los seres ascendidos reencarnaban como dioses.

Después de que el niño señaló el ojito de Victoria, Marisol permaneció por unos minutos en una especie de trance, que interrumpió intempestivamente levantándose de la mesa, para dirigirse a su habitación, según dijo, para amamantar a la niña.

La mujer inglesa, que también tenía nacionalidad portuguesa sintió que algo no estaba bien y poco después decidió subir a la habitación de Marisol en el séptimo piso. Cuando llegó, encontró a Marisol nuevamente como ida. – ¿Y la niña? Le preguntó, pero no obtuvo respuesta. Entonces atravesó el umbral afanadamente sin que Marisol opusiera resistencia y vio un bulto en la cama, cubierto totalmente con una sábana sujetada por dos piedras blancas con vetas negras.

– «No puedes tapar tanto a la cría«, le dijo a la inmóvil madre. Luego retiró la sábana y encontró lo que temía: era Victoria, que ya no respiraba.

La mujer salió corriendo escaleras abajo para pedir ayuda a su esposo que convenientemente trabajaba en primeros auxilios en Inglaterra. El hombre llegó rápidamente a la habitación con otro asistente al congreso y trataron de practicarle una maniobra de resucitación a la pequeña víctima mientras esperaban a la ambulancia que habían solicitado.

Marisol mientras tanto seguía sentada en silencio hasta que uno de los caballeros que trataban infructuosamente de salvar a la niña le dijo “Tranquila, tal vez va a respirar”. Dicen que entonces la mujer saltó como un resorte y se lanzó sobre la pequeña para apretarle el cuello con fuerza.

Cuando llegaron la policía y los paramédicos, tuvieron que sacar a Marisol entre cuatro hombres porque ella se resistía. Dicen que mientras la sacaban, la mujer gritaba palabras ininteligibles.

La fiscal del caso pidió 25 años de internamiento en un psiquiátrico penitenciario para Marisol, quien aprovechó su última intervención en el juicio para decir las siguientes palabras:

«Yo tengo una enfermedad que me quitó lo que más amaba, que era mi hija. Me quitó a mi niña hermosa, me quitó a mi marido y ahora me va a quitar 25 años de mi vida». «Amaba y amo a mi hija. Quiero saber dónde está enterrada. Si la voy a poder ir a ver y llevarle una flor… La extraño mucho, no pasa un día que no piense en ella. Sueño que la cuido, que le doy de comer, que la paseo… No sé qué voy a hacer de mi vida sin mi hija».

Marisol Raue
Marisol Raue junto con su abogada recibiendo el veredicto

El caso de Marisol y Victoria es obviamente un caso extremo de los efectos nefastos de las enseñanzas de Samael Aun Weor pero tristemente, no es ni el único ni el último evento en que las teorías gnósticas que en apariencia son nobles y benignas, se han convertido en un tormento para personas o incluso familias enteras.

La mayoría de estos casos afortunadamente no involucra la muerte de alguien y por eso no vas a encontrarlos en las noticias pero durante los últimos 15 años, he escuchado una buena cantidad de historias de familias divididas, separación de parejas, abusos sexuales, engaños y manipulación de la voluntad que puede prolongarse por años.

Mi objetivo en este episodio no es generar miedo ni denigrar de las instituciones o personas que practican o enseñan la gnosis, sino crear consciencia de los peligros que ciertas doctrinas y prácticas entrañan para que te protejas y evites pasar por los aprietos que muchas personas, entre las cuales me incluyo, hemos tenido que superar para desintoxicarnos de las ideas francamente destructivas que la gnosis inocula en la mayoría de sus adeptos.

¿Qué es la Gnosis?

Quiero empezar por reconocer que muchas de las enseñanzas de la gnosis son positivas, la mayoría son inocuas, pero hay algunas que pueden causar verdaderas tragedias y son las que pretendo explicar con la mayor claridad posible. He leído varios libros de Samael, es decir una pequeña parte de los más de 60 libros que se le adjudican y aunque uno encuentra muchas cosas repetidas y un estilo a veces rimbombante y enrevesado, reconozco el atractivo de su obra: Samael Aun Weor era un verdadero maestro de la redacción mística y el imaginario esotérico. Si tienes una intuición mística, un presentimiento de que hay una realidad más allá de lo físico y algo divino dentro de ti, y te encuentras con las palabras de Samael Aun Weor, hay algo que hace clic inmediatamente, resuena y sientes una especie de certeza de que lo que estás escuchando o leyendo es algo que tu alma ya sabía. Esto tiene una explicación pero no nos adelantemos.

Empecemos con un poco de historia, especialmente para quienes no están familiarizados con esto de la gnosis. La gnosis o gnosticismo son términos muy antiguos que se derivan del sustantivo griego gnosis que quiere decir conocimiento. Sin embargo, no se refiere al conocimiento en general sino a un tipo de conocimiento en particular: el conocimiento o creencia en la intuición de que los seres humanos tenemos una naturaleza divina, que tenemos una chispa sublime dentro de nuestras limitaciones que puede ser liberada y potenciada a través del trabajo en uno mismo.

El concepto de Gnosis hace parte de la filosofía helenística como la contraparte experimental o práctica de la epistemología, que en cambio se trata del conocimiento teórico. En todo caso, se trataba de una corriente filosófica más que religiosa para agrupar las teorías sobre la naturaleza humana en las que el componente divino no se encontraba afuera del ser sino dentro de cada uno de nosotros.

En ese sentido, gnosis es la contraparte de la religión ya que si atendemos al origen etimológico de los dos términos, religión busca re-ligar al ser humano con la divinidad que se hallaría en el cielo pero la gnosis dice: “no, la divinidad está dentro de cada uno, así que el camino no es adoración y alabanza para lograr los favores de la deidad, sino trabajo interno para sacar esa chispa divina y convertirse uno mismo en dios”.

En el corazón del debate entre estas filosofías lo que se encuentra es básicamente la dicotomía, de la que ya hemos hablado en otros episodios, entre quienes creen que se necesita un Dios externo y reglas impuestas para asegurar que los seres humanos no caigamos en un abismo de degeneración, y quienes en cambio opinan que cada uno tiene una semilla de la justicia divina dentro de sí y basta con promover las prácticas adecuadas para lograr la perfección del carácter humano y superar nuestros instintos animales.

Esta diferencia surge de la misma división que ya hemos explorado entre las funciones mentales del cerebro primario o reptiliano, que nos lleva a ser más jerárquicos, territoriales y marciales (la parte religiosa) y el sistema límbico y la corteza cerebral que nos empuja a ser más sociales, planeadores, cooperativos y exploradores. Comportamientos que se entienden mejor con la exploración y praxis que ofrece la gnosis.

Pero bueno, entonces la gnosis era filosofía pero por su naturaleza, inevitablemente terminó convirtiéndose en un movimiento espiritual. No solo eso sino que además terminó por entretejerse con la religión, particularmente a partir del surgimiento del cristianismo en el siglo I DC.

Mientras que los romanos vieron a las enseñanzas de Jesús de Nazareth como una oportunidad para mantener su decadente imperio convirtiéndolo en una nueva religión Universal basada en la imagen de un cristo pobre, sacrificado y respetuoso de darle “al cesar lo que es del cesar”, algunas sectas judías no árabes como los esenios, los coptos de Egipto y otros grupos gnósticos veían en cambio a Jesús de Nazareth como un ejemplo de revolucionario del espíritu, transformador de las viejas reglas de la religión y dispuesto a destruir el templo de Jerusalén para dictar una nueva enseñanza.

Y aquí viene uno de los grandes peligros de la gnosis que se puede ver en el propio origen de la gnosis cristiana y que como verás, tiene mucha relación con la trágica historia de Marisol y Victoria: Los gnósticos desde sus inicios, siempre han sido interpretativos místicos. Es decir, que basan gran parte de su cosmovisión en la capacidad de la intuición humana para determinar el significado oculto o secreto de símbolos, eventos y actos que para el común de la gente tienen un significado secular o insustancial.

Pues estos proto-gnósticos cristianos se dedicaron a analizar la vida y las enseñanzas de Jesucristo y “develar” los mensajes esotéricos que creían que el maestro de Galilea estaba dejando ocultos para que fueran entendidos por sus seguidores iniciados: “El que tiene oídos que oiga” (Mateo 11:15).

Fue así como los gnósticos empezaron a formar un cuerpo de conocimientos esotéricos derivados de las a veces confusas parábolas y metáforas de Cristo, las cartas del apóstol Pablo y mucho más aún de las oscuras revelaciones del libro del Apocalipsis. Según la doctrina gnóstica – a grandes rasgos – Jesús entra a Jerusalén en un burro simbolizando el dominio de la consciencia cósmica sobre la mente (el burro representaría a la mente, probablemente por la acepción de la palabra burro como adjetivo peyorativo de falta de inteligencia), luego se dedica a predica el Reino del Cielo, que significaría el despertar de la consciencia y finalmente se sacrificaría para representar lo que los gnósticos llaman el drama del cristo cósmico, una supuesta epopeya interna de entrenamiento espiritual enfrentándose a la tentación de la carne, combatiéndola con ayunos y penitencia, para terminar revelando el misterio de la encarnación del segundo logos o Cristo solar, a través del poder del sacrificio y el sufrimiento.

Sobre esa base general, surgen varias escuelas de conocimiento iniciático, principalmente escuelas de misterio que van construyendo una cosmogonía cristiana paralela a la que la iglesia católica iba extendiendo por el mundo a punta de Biblia y espada, y tal como lo hizo la Iglesia, los grupos gnósticos fueron cooptando saberes paganos y saberes iniciáticos esotéricos. Entre ellos hay creencias celtas, wiccanas, budistas e hinduistas, pero la influencia más relevante para la gnosis Samaeliana fue del tantrismo de origen tibetano.

El Tantra, que es un saber milenario fundamentado en la creencia en un cuerpo energético formado por vórtices de energía, enseña a sus adeptos que la energía sexual que se descarga durante un orgasmo puede ser contenida, canalizada y transmutada para energizar ese cuerpo sutil y obtener con ella todo tipo de beneficios como curación de enfermedades, aumento de la creatividad, la potencia física, inteligencia, pero sobre todo la liberación de la esencia divina dentro del ser.

Estas teorías, nos son exclusivas del tantrismo, sino que han sido exploradas por muchos cultos iniciáticos, incluyendo el rosacrucismo de Arnold Krumm-Heller, uno de los autores que más plagió Samael. Todos estos saberes que han observado, con justa razón, que el sexo es una fuerza muy poderosa dentro del ser humano, y han tratado de desarrollar técnicas, dietas, ejercicios y otros métodos para usar esa fuerza con fines esotéricos. Es entendible para quien haya experimentado un orgasmo, que el ser humano considere este fenómeno algo metafísico e incluso místico.

Esto mismo sucede con la ensoñación. Seguramente habrás tenido en más de una oportunidad alguna experiencia onírica que podrías describir como sobrenatural o por lo menos inquietante, como sueños premonitorios, parálisis del sueño, sueños extremadamente realistas o sueños lúcidos. Pues el esoterismo en general y obviamente también el gnosticismo, siempre han dotado de una relevancia sustancial el análisis y potenciación de los sueños.

El origen del gurú del sexo gnóstico

Pues esos dos puntos: el sexo y los sueños serían la base de la doctrina que empezó a construir el joven Víctor Manuel Gómez Rodríguez, un colombiano de clase media nacido en la Bogotá de principios del siglo XX, que desde adolescente se sintió atraído por el esoterismo. Inició su búsqueda espiritual en los grupos rosacruces y teosóficos de la ciudad pero rápidamente se desencantó de lo limitado que le pareció el conocimiento que se impartía en esos grupos.

Víctor Manuel Gómez Rodríguez, circa 1940

Debido a esto, Víctor Manuel empezó a cazar libros esotéricos en las bibliotecas de la ciudad y con conocidos esoteristas y se sumergió en la lectura convirtiéndose como él mismo lo relata en su autobiografía “en un ratón de biblioteca.” Durante los años que siguieron, haciendo uso de una memoria prodigiosa y la disciplina de estudio que seguro habría sido mejor aprovechada en una ciencia de verdad, Víctor empezó a formar su propia síntesis de conocimientos ocultistas y esotéricos principalmente de la teosofía de Madame Petronila Blavatsky, La Antroposofía de Rudolf Steiner y en general autores famosos de la materia como Arnoldo Krumm-Heller, El Conde Saint Germain, Paracelso, Gurdieff, Ouspensky, entre otros y hasta de un buen número de poetas, cuyas obras parafraseó y acomodó copiosamente en sus libros.

De los años siguientes poco se sabe, pero al parecer, se convirtió en una especie de vagabundo recorriendo varias ciudades de Colombia en busca de maestros esoteristas y ganándose la vida como adivinador, guía espiritual y lo que pudiera hacer con sus particulares conocimientos. Con apenas 23 años se casó por primera vez y tuvo dos hijos, pero debido a las carencias económicas y falta de cuidados médicos, perdió a uno de ellos, Luz Esthela, de apenas dos años.

Poco antes de cumplir 30 años, Victor Manuel, que se encontraba en la ciudad de Armenia, conoció a Arnolda Garro Mora, quien se convertiría en su esposa por el resto de su vida, tras abandonar a su primera esposa y el hijo que le quedaba con ella. Arnolda, que era también esoterista y uno de sus primeros discípulos, sería la inspiración del primer libro que Víctor publicó, que no solo es probablemente la más conocida de sus obras, sino la primera en declarar el sexo como el único camino para la liberación del Ser y también la primera en que firmó con su primer apelativo “Aun Weor”.

Después del éxito del Matrimonio Perfecto, Aun Weor se dio cuenta que su compilación de saberes esotéricos, a los que añadía pinceladas de invención propia, se vendían como pan caliente. Por supuesto nunca les daba el crédito a los autores originales de los conceptos que divulgaba sino que los narraba como si fueran fruto de su propio descubrimiento, con frecuencia haciendo referencia a experiencias personales en las que decía que había recibido una revelación, o que un maestro de la logia blanca así se lo había enseñado en los mundos internos.

También probó el éxito de las referencias oscuras e imprecisas con las que aludía al instinto del lector, de tal forma que como sucedió con Nostradamus o los horóscopos de los diarios, sus textos parecieran predecir eventos futuros, adivinar situaciones personales del lector o corroborar sus escritos futuros. Sin embargo, si uno hace un análisis imparcial de sus libros, encuentra que son recopilaciones de ideas desordenadas, confusas y en no pocos casos, contradictorias. No voy a entrar a detallar dichas contradicciones pero en la página web de este podcast comparto el enlace a un sitio web en el que se transcriben las incoherencias más notorias de sus escritos.

Hay algunas cosas que puedo reconocerle a los libros de Aun Weor, además de la que ya referencié de su facilidad para escribir relatos con aire de revelación mística: Por una parte lo prolífica de su imaginación y memoria, que le valió para escribir más de 60 libros de mediano tamaño en un espacio de menos de 30 años, y por otra parte la creatividad que tenía para para inventar los títulos de sus obras: La Revolución de Bel, Rosa Ígnea, El Libro Amarillo, El Parsifal Develado y otros aún más grandilocuentes y originales.

Colección de libros escritos por Víctor Gómez «Samael Aun Weor»

Contacto con la Sierra Nevada

Un hecho importante de la vida de Aun Weor, que de alguna manera terminó teniendo una gran influencia en mi propia vida así como en la vida de otros miles, sucedió alrededor de 1953, mientras en Colombia se celebraba el fin, o por lo menos una pausa, en la época de la violencia partidista. En ese año, Victor Manuel Gómez viajó a la Sierra Nevada de Santa Marta, a donde llegó junto a su esposa Arnolda, quien ahora se llamaba Litelantes y los tres hijos que ya tenían, en busca del conocimiento de los mamos, famosos entonces por su disciplinada espiritualidad ancestral.

Aun Weor en la Sierra Nevada de Santa Marta

Allí aprendió la medicina ancestral de los Arhuacos y dicen algunos que recibió de ellos el poporo y la aseguranza de la Sierra, similar a la que yo recibí 60 años más tarde. Pero tal sería la labia y asertividad de Aun Weor, que terminó por convencer a algunos de los mamos para que aceptaran sus enseñanzas gnósticas, diciéndoles que él tenía el poder de entrar en estado de Jinas, es decir atravesando la cuarta dimensión (…) al interior de la Sierra Nevada donde se encontraría el Summum Supremum Sanctuarium de lo que llamaba el “Tibet de América”.

Algunos de esos mamos incluso llegaron a ver en Aun Weor la encarnación de un antiguo sabedor Arhuaco que algunos de sus ancestros profetizaron. Desde entonces, se generó una división en la Sierra Nevada entre los que aceptaron a Samael como un profeta y quienes lo veían como un charlatán. A pesar de que los últimos fueron mayoría, los nuevos mamos gnósticos siguieron propagando las doctrinas esotéricas de Samael y hasta hoy en día se mantienen vigentes en algunos pocos mamos, entre ellos los mamos Andrés y Lorenzo Izquierdo, que fueron los que nos entregaron poporos y husos a los Muiscas-gnósticos de Pueblo Nación Muisca-Chibcha.

Este encuentro inicial con los indígenas de la Sierra fue un punto de inflexión en la vida del futuro gurú y su movimiento gnóstico ya que Aun Weor entendió el poder de la ancestralidad en el imaginario colectivo americano y esta fue la base de una de sus estrategias más duraderas para la expansión del gnosticismo y en particular del culto a la personalidad de Aun Weor en el futuro. También en la Sierra Nevada sucedió otro evento importante para él, que fue lo que llamó el advenimiento de “Samael”, un supuesto espíritu o logos regente del planeta Marte que lo habría poseído para preparar al mundo para el inicio de la era de Acuario, un confuso hipotético período cósmico de cuyos límites no se ponen de acuerdo ni astrólogos ni esoteristas y que según convenga ubican entre el momento del nacimiento de Cristo y Febrero de 2021 y que duraría unos 2,160 años. Según el ahora re-bautizado como Samael Aun Weor Maitreya Buda Avatar Kalki de la Nuera Era de Acuario, la nueva era empezaría el 4 de febrero de 1962.

Tan pronto como Victor Manuel abandonó la Sierra Nevada, se dedicó al curanderismo en la cercana ciudad de Ciénaga en el caribe colombiano. Por ofrecer servicios médicos sin licencia fue de hecho puesto en prisión por unos días pero según sus cuentas, el arresto se dio por el “delito de curar a los enfermos”. También dice que se le imputó por indecencia al reconocérsele como autor del “Matrimonio Perfecto” y aunque no encontré ninguna referencia a lo siguiente, yo considero, habiendo vivido en esa zona del país, que es probable que Samael haya recibido amenazas de muerte de los ultra-derechistas y católicos gamonales de Ciénaga, lo cual pudo haber sido una de las razones que lo motivaron a abandonar el país ese mismo año y probar suerte en Centroamérica.

Rumbo a Centroamérica: Nace Samael

El periplo, que comenzó en Panamá, llevó a la familia Gómez Garro hasta Costa Rica en donde nació su cuarto hijo, continuaron por Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala, hasta llegar a su destino final: Mexico, entrando por el estado de Veracruz. En cada uno de esos países, Samael y su fiel Litelantes fueron sembrando la semilla de un Movimiento Gnóstico Internacional, dejando en cada país al menos un líder que continuara la obra y reportara directamente a través de cartas principalmente pero también telefónicamente y por telegramas al cada vez más famoso “Avatara de la era de Acuario”.

Demostrando la máxima de que nadie es profeta en su tierra, Samael gozó de una fama y admiración en Centroamérica que nunca llegó ni a imaginar en Colombia – Al menos no antes de consolidarse en el exterior. En 1955, Aun Weor se estableció definitivamente en la Ciudad de México y allí su movimiento no hizo más que crecer, atrayendo y encantando otros líderes gnósticos que ya se encontraban allí para ir poco a poco imponiendo su figura mesiánica sobre los demás y su “síntesis” de doctrinas a través de la lluvia de libros que produjo en su nueva sede.

Otra cosa que habría que admirarle a Samael, de no ser por su uso sistemático del engaño y la manipulación emocional, era la capacidad de liderazgo y ejecución que tenía. Aun Weor no solamente fue prolífico en su obra literaria sino también en la cantidad de organizaciones y siglas que parió. Entre ellas las más conocidas fueron El Movimiento Gnóstico Cristiano Universal (MGCU) (al que perteneció el Abuelo Juver, de quien hablé en un episodio reciente, el Partido Socialista Cristiano Latinoamericano (POSCLA), El Instituto de la Claridad Universal (ICU), la Asociación Gnóstica de Estudios Antropológicos y Culturales (AGEACAC) que es, si no recuerdo mal, la organización a la cual pertenecieron los abuelos Suagagua y Xieguazinsa Ingativa Neusa.

Hasta aquí el episodio de hoy. La próxima semana te contaré la segunda parte de la historia de Samael Aun Weor, explicaré por qué es tan peligrosa la Gnosis y aventuraré una teoría de lo que verdaderamente ocurrió con Marisol, Raúl y Victoria. No te lo pierdas.

13
5 1 voto
Article Rating
Subscribir
Notificación de
guest
3 Comentarios
Viejo
Nuevo Más Votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Jean

Creo que es bueno guardar respeto por el ser vivo que murió, por el bebé, porque es una lástima las cosas horribles que una persona puede llegar a hacer, y es importante que la persona culpable tenga el correspondiente castigo, pero no entiendo por qué se habría de culpar a la gnosis de todo lo sucedido…¿Qué culpa tiene la Gnosis de todo lo que hizo la mujer? ¿En algún momento algún miembro le dijo que se fuera de viaje repentinamente sin avisar, o que matara a su hijo? Según el mismo «artículo» o post, la respuesta es no… No porque una persona de un grupo haga mal, significa que todo el grupo es malo. Ejemplo, no porque un futbolista agreda a su esposa, significa que todos los futbolistas son así o que el fútbol es el culpable…

Me parece que el fin de la publicación es simplemente propagar el odio y llamar la atención… y una fuente de información con una mirada tan sesgada es bastante peligrosa, más aún cuando dice ser «basada en la ciencia», lo cual genera un discurso contradictorio…

Dayana

La gnosis es una secta peligrosisima… Su dogma es un engano. . Es un pretexto para alimentar el adulterio, orgullo y desensibilizar al practicante. El argumento para justificar adulterio es que el vaso no sirve, o que lo importante es la auto-realizacion del ser. Dicha auto-realizacion implica egolatria y auto engano. En verdad que no veo el lado positivo. Un gran numero de mujeres gnosticas se involucran en espiritismo y movimientos ocultistas y misticos, los caballeros con el deseo de crear los cuerpos superiores de conciencia buscan como sea quien les «colabore» en el tal arcano con graves consecuencias espirituales, mentales e incluso impacta de manera nefasta la familia, economia, y todas las areas en que este inmerso el practicante gnostico. El lavado cerebral es tan grande, que hace creer al practicante que es un dios en potencia!!! Durante 14 anos fui practicante de esta mentira. Estuve convencida, pero agradezco a Dios haya quitado la venda de mis ojos.

3
0
Me encantaría conocer tu opinión, por favor, comenta.x
()
x