Saltar al contenido

T3E22: Gnosis: La peligrosa secta sexual de Samael Aun Weor (Parte 2)

Espiritualidad y Ciencia
Espiritualidad y Ciencia
T3E22: Gnosis: La peligrosa secta sexual de Samael Aun Weor (Parte 2)
/

En el episodio de hoy culminaremos la serie que inicié hace ocho días sobre la Gnosis de Samael Aun Weor y la triste historia del asesinato de la bebé Victoria Serrano a manos de su propia madre Marisol Raue, en medio de lo que considero fue un crimen propiciado por la secta de Samael Aun Weor. En el episodio de hoy terminaremos de hablar de Samael, explicaré en detalle por qué es tan peligrosa la gnosis desde mi experiencia personal con la secta y te diré lo que creo que de verdad ocurrió con el asesinato de la inocente Victoria.

México es una nación donde al igual que en Colombia, el realismo mágico se vive intensamente y sus gentes forman una amalgama de fe, tradiciones, creencias y supersticiones, que cuando se mezclan con la pobreza, la violencia, la falta de oportunidades y la esperanza de un mejor mañana, son caldo de cultivo para todo tipo de iglesias, sectas y sistemas pseudocientíficos que en mi opinión al final del día hacen más mal que bien en el pueblo que pretenden ayudar.

En otras circunstancias, Victor Manuel Gómez pudo haber sido un líder político de la misma talla que Jorge Eliecer Gaitán, personaje con quien a menudo lo comparaban por su elocuencia, marcado acento Bogotano y hasta cierto parecido físico. Fue tal su influencia pública que conquistó el interés de la mayor estrella del cine de habla hispana de todos los tiempos: Mario Moreno “Cantinflas”, de quien fue guía espiritual y maestro y beneficiario de las jugosas donaciones del famoso y adinerado actor mexicano.

Samael Aun Weor al lado de Mario Moreno «Cantinflas» en el congreso gnóstico de 1972
Video del evento en Guadalajara con Cantinflas

En México, Samael produjo la amplia mayoría de sus libros gnósticos, abarcando temas como la teúrgia o magia ceremonial que es una práctica de origen griego relacionado con la mediumnidad y que fue explorada y divulgada por el famoso ocultista inglés Aleister Crowley. También escribió sobre runas, cábala, tarot, extraterrestres, reencarnación y por supuesto siguió recalcando la importancia de practicar el sahaja maithuna o magia sexual para aniquilar el ego y conquistar poderes psíquicos.

«Despertar los dioses ancestrales»

El otro evento que también terminaría por impactar mi vida décadas más tarde sucedió hacia el final de su vida cuando intensificó las referencias a dioses y tradiciones indígenas en sus escritos. Ejemplos de esto fueron sus libros “Magia crística azteca” de 1973, “La doctrina secreta de Anahuac” de 1974, “Los misterios mayas” de 1977 y “Antropología gnóstica” que salió al público en 1978, poco después de su muerte en diciembre de 1977.

En estos libros, que a pesar de sus títulos hablan muy poco de las tradiciones y cosmogonía reales de los pueblos indígenas que menciona, Samael más bien trata de argumentar que los pueblos nativos americanos son esencialmente gnósticos y que la gnosis es inherentemente compatible con los sistemas espirituales ancestrales.

Esta afirmación, que no resiste un análisis antropológico o sociológico serio le sirvió, sin embargo, para atraer un gran número de indigenistas, neo-chamanes y mestizos en busca de la espiritualidad de sus ancestros olvidada en el tiempo. En este último grupo se encontraron los abuelos Suagagua y Xieguazinsa, fundadores del Pueblo Nación Muisca-Chibcha, quienes durante los últimos años de vida de Samael Aun Weor se convirtieron en miembros activos y sacerdotes de la Iglesia Gnóstica, llegando incluso a viajar a México para entrevistarse directamente con su maestro, según me contó el abuelo Suagagua.

Otro líder indigenista seguidor de las enseñanzas Samaelianas fue Domingo Días Porta, quien en 1977 fundó la Mancomunidad de la América India Solar (M.AI.S.), que es la organización a la que perteneció Amilcar Vargas, que fue mi invitado en un conversatorio hace poco tiempo.  Días Porta y los hermanos Ingatyba Neusa, junto a muchos otros seguidores de Samael se dedicaron a propagar la doctrina gnóstica convenientemente sincretizada o acomodada dentro de las tradiciones indígenas que paralelamente se esforzaron por rescatar y resignificar. En alguna oportunidad, el abuelo Xieguazinsa me explicó línea a línea el capítulo XIX del libro “La Doctrina Secreta de Anahuac” en la que según su interpretación, Samael invita a los pueblos Americanos a despertar a sus dioses a través de la magia sexual:

“Fuera del cuerpo físico, el hombre despierto puede invocar a los Dioses santos de los aztecas, mayas, toltecas, etc.

Los Dioses de los códices Borgia, Borbónico, etc., etc., etc., vienen al llamado del hombre despierto.

Mediante el auxilio de los Dioses santos, el hombre despierto puede estudiar, en la luz astral, la Doctrina secreta de ANAHUAC.”

Doctrina Secreta de Anahuac – Samael Aun Weor

Estos acuerdos, algunos públicos y otros secretos, entre las organizaciones gnósticas Samaelianas y movimientos indigenistas, fueron el preludio a la desaparición del famoso líder esotérico. En Agosto 1977, Samael comenzó a sentirse mal, a adelgazar y a perder el apetito. En octubre tuvo una aparente mejoría pero en noviembre le sobrevinieron violentos dolores abdominales que finalmente le impidieron continuar con sus viajes y actividades laborales. Haciendo acopio de valor, se presentó en un festival organizado por la AGEACAC llamado “El Día de Quetzalcoatl” pero a duras penas podía mantenerse en pie. Habló durante 15 minutos en lo que sería su última aparición pública.

El muy humano final de Samael

Aquejado por los intensos dolores e intuyendo la cercanía de su partida, hizo énfasis en su discurso, en la importancia del sufrimiento, la tortura y el martirio para la liberación del alma. Conminó a la congregación a seguir los pasos del Cristo de Nazareth cargando su cruz para a través de ella convertirse en la serpiente emplumada del mito Azteca. De paso, le recordó a todos que la cruz simboliza un lingam o falo atravesando el umbral del yoni o vagina. ¿Qué tenía que ver el sexo con los martirios de su enfermedad? Probablemente nada, pero prestando atención a sus escritos, especialmente los del libro “Las Tres Montañas”, Samael se recriminaba por sus comportamientos sexuales y consideraba que tales “delitos” siempre culminaban con un doloroso castigo:

¡Hijo mío!” Tienes que sufrir con paciencia las consecuencias de tus errores”, exclamó mi Madre Divina KUNDALINI…

Otra noche, llena de dolor mi Madre exclama con gran voz, diciendo:

“¡Hijo mío! Tú me habéis cambiado allá en el mundo físico por otras mujeres…”

Eso fue en el pasado, Madre mía: Ahora no te estoy cambiando por nadie…

“Tú me habéis cambiado por otras mujeres”.

Pasado es pasado, lo que interesa es el presente; yo vivo de instante en instante; hago mal en discutir contigo…

“Pasado, presente o futuro, tú eres el mismo…”

Tienes razón, Madre mía..

Las Tres Montañas – Samael Aun Weor

Este libro, que Samael escribió en 1972, es por cierto aquel que sus seguidores señalan de contener “al pie de la letra” la predicción exacta de su muerte. Sin embargo, en mi investigación para este episodio lo más cercano que encontré fue el relato de una visión o sueño en el que él viajaba por varios planetas del sistema solar, antes de encontrarse con el dios hindú Shiva, quien le pidió que le leyera las líneas de la mano (…), Samael accedió pero en ellas vio su propio futuro. Cuenta que se vio a sí mismo con 53 años, es decir la edad que tenía dos años antes de la publicación del libro y que a partir de entonces veía 8 años de luchas y sufrimientos que llamó “la prueba de Job”, al cabo de los cuales tendría que pagar los “diezmos de Neptuno” para luego resucitar.

Podría reconocerse la coincidencia, de no ser porque a no ser que se traduzca “diezmos de Neptuno” como su muerte, pero el propio Samael explica en el mismo libro que los diezmos en su aspecto interior se refieren a algo así como la balanza del Karma. Por otra parte, Samael murió el 24 de diciembre de 1977 a la edad de 60 años, es decir siete años después de los 53 (muy cerca eso sí), pero difícilmente se pueda decir que fueron siete años de sufrimientos cuando de hecho fueron sus años más prósperos y de mayor fama antes de los cinco meses de penurias que vivió antes de abandonar este mundo.

No encontré ninguna referencia fiable sobre el mal que aquejaba a Samael. Los relatos de su hijo Horus hablan de un intenso dolor constante en la región del píloro, es decir en la parte baja del estómago. Se sabe que tomaba medicinas alopáticas y no homeopáticas ni las que enseñaba a preparar en su libro de medicina oculta y magia práctica. También asistía a hospitales normales con médicos egresados de universidad que le administraban fuertes analgésicos para el dolor. Ante esto se adelanta Horus en su relato y cuenta que Samael decía que él no podía curarse a él mismo “porque así estaba escrito”.

Durante los últimos días de su convalecencia los dolores se hacían cada vez más insoportables y cuando éstos remitían, Samael decía que estaba sufriendo enormemente por la “salvación de esta humanidad doliente” y que era un proceso necesario para cristificarse. Sin embargo, el gurú mencionó varias veces que se salvaría, que solo tenía que pasar la prueba de Job y luego saldría triunfante, incluso le prometió a su esposa Litelantes llevarla al Tíbet.

El 10 de diciembre de 1977 se sometió a una cirugía de abdomen pero los médicos le informaron a sus familiares que no había nada que hacer y le pronosticaron apenas unos días más de vida. El abuelo Luis Sánchez me contó que una persona cercana a su mamá durante el tiempo en que ella fue sacerdotisa gnóstica, conoció a uno de los médicos que operó a Samael ese día y le contó que cuando abrieron su vientre, encontraron todo carbonizado, como si se hubiera quemado. Entendiendo que no había nada que se pudiera hacer por él, cerraron su abdomen y lo desahuciaron inmediatamente. El abuelo Luis me dijo que Samael se había carbonizado por dentro con su propia energía sexual mal transmutada. Yo creo más bien la visión de los médicos fue la de un cáncer con metástasis y probablemente necrosis o algo así, de lo contrario seguramente habría sido objeto de estudios y análisis.

Poco después, los médicos le dieron de alta para que pasara sus últimos días en su casa y allí su familia le administró cuidados paliativos. Pocos días antes de su muerte tuvo una sorprendente mejoría, lo cual es un evento frecuente en pacientes terminales poco antes de su fallecimiento. El 23 de diciembre dicen que se despertó diciendo:

– “En un futuro seré muy rico, millonario, el más millonario del mundo, porque deben saber que tendré todas las riquezas del mundo, pero aunque este muy alto voy a ser el más humilde del mundo”

Aparte de eso, ese día no recibió alimento, se fue quedando sin energía. El 24 de diciembre poco antes de la medianoche, Samael Aun Weor abandonó este mundo en medio de los rituales y oraciones que sus familiares y amigos hacían tratando de revertir lo inevitable.

A partir de ese momento las esperanzas de su familia y sus seguidores se centró en otra profecía que había mencionado en varias oportunidades, que cuando falleciera apenas duraría sin vida por tres horas o máximo tres días y que luego regresaría con su cuerpo resucitado para dar testimonio de haber vencido a la muerte con su trabajo interno de tantos años.

Sobra decir que pasaron las horas, los días, los meses y los años y Victor Manuel Gómez Rodríguez nunca volvió a verse por este valle de lágrimas. Eso no impidió que apareciera más de uno proclamando ser la reencarnación de Samael Aun Weor, como Samael Joav Bathor Weor, líder de una tenebrosa secta colombiana llamada Tao, de la que hablaré en un futuro episodio y que no tiene nada que ver con el Tao de la China. El pequeño problema es que Joav Bathor nació siete años antes de la muerte de Samael.

A la izquierda: Samael Bathor, uno de muchos supuestos Samaeles resucitados

Y así como surgieron los Tao de Joav Bathor y su padre Kelium Zeus,  tras la muerte de Samael surgieron en toda Latinoamérica una infinidad de grupos gnósticos Samaelianos, detractores de Samael y samaelianos en secreto como el caso de Pueblo Nación Muisca-Chibcha en Colombia y la organización MAIS en México.

Todos los discípulos directos de Samael y muchos que apenas llegaron a conocerlo en persona se convirtieron en venerables maestros y presuntos sucesores de Samael, así que no fue sorpresa que muchos de ellos se convirtieran en acérrimos enemigos entre sí y aún hoy en día se dediquen a despotricar y desacreditar los unos de los otros. Esto incluye a su esposa Litelantes y sus hijos que quedaron a cargo de las organizaciones que dirigía el difunto Samael, Joaquim Henrique Amortegui – alias Ravolu, Júlio Medina Viscaino – alias Gargha Kuichines y muchos otros. Incluso mi amigo el abuelo Juver Osorio se dedicó por años a escribir carta a los gnósticos del mundo “cantándoles la tabla” por lo que consideraba una monumental malinterpretación de las enseñanzas de Samael.

Samael con su traje ceremonial durante un lumisial gnóstico

Lo único en lo que todos, o casi todos, se ponen de acuerdo es en reconocer a Samael Aun Weor como una especie de mesías, un cristo y el creador de la verdadera doctrina gnóstica para la liberación del ser y el perfeccionamiento como humanos. Grupos gnósticos de todos los colores se encuentran casi en cualquier barrio de las principales ciudades de México, Colombia, Argentina, España, Brasil, Venezuela y las ciudades estadounidenses con mayor población latinoamericana. Sin embargo, la gnosis ha alcanzado otras culturas más allá de la latinoamericana y por Internet he visto grupos samaelianos en inglés, francés, rumano, sueco y ruso.

¿Por qué tantos creen en la gnosis samaeliana?

La doctrina Samaeliana, a pesar de lo extenso de su bibliografía podría resumirse en unas pocas palabras: Moralismo conservador religioso de mediados del siglo XX enormemente influido por el catolicismo, condenación de todo tipo de vicios, con particular énfasis en el alcoholismo y la infidelidad, que eran dos tentaciones que él mismo reconoció haber tardado mucho tiempo en superar, aunque hay historias de que más bien lo acompañaron durante toda su vida.

Según la gnosis, la vida es básicamente un campo de entrenamiento al que venimos reencarnando de error en error y de vida en vida y el objetivo es tratar de escapar de ese ciclo de muertes y renacimientos para alcanzar el Nirvana o un mundo espiritual de pura felicidad y gozo en la presencia de Dios. Hasta aquí la parte copiada del hinduismo.

Lo que la gnosis ofrece es un camino, técnicas y el “conocimiento” para lograr esa liberación de la rueda del samsara y se basa en lo que Samael llamó en sus libros la “aniquilación del ego”. Según esta teoría, los seres humanos vivimos en constante lucha en contra de la naturaleza, la cual, a través de los placeres de la carne, los vicios y los instintos nos quiere mantener en esclavitud. Aquí podemos notar ya el moralismo de esta cosmogonía y la total oposición con el pensamiento ancestral indígena donde somos uno con la Naturaleza y no sus enemigos.

Para vencer a esos “agregados espirituales”, Samael prescribe como UNICA salida, el trabajo en la forja encendida de vulcano, el camino del filo de la navaja, el arcano AFZ o el sahaja maithuna, que son los nombres con los que llama a la “magia sexual” que es básicamente tener sexo sin dejar escapar ni una gota de semen. Para las mujeres no es claro cuál es la tarea más allá de “ayudar al varón”, pero hay quienes dicen que ellas no deben tener orgasmos ni mojarse “más de la cuenta”. Para otros, todo lo contrario, su función es que el varón pueda darle tantos orgasmos como sea posible mientras él estoicamente aguanta el reflejo de eyacular. Esta es la parte que la gnosis extrajo del Tantra.

Luego de terminada la “gran obra”, la pareja debe sentarse en meditación y a través de ejercicios de Kegel, “bombear” la energía sexual o kundalini a través de la columna vertebral activando los siete chakras en su camino, hasta llegar al chakra de la cornonilla donde según Samael se obtiene la espada flamígera de los mágicos poderes con la cual se pueden convertir a los egos en polvareda cósmica.

Ese es el “qué”; el “cómo” no viene indicado ni en los libros de Samael ni en ninguna parte pero todos los gnósticos que he conocido tienen alguna versión parecida a “hacer uso de la imaginación activa” para visualizar la energía escalando por la columna, usar la respiración para moverla por el cuerpo y luego asestarle el sablazo certero a los egos. Eso último, probablemente también con la imaginación activa .

Pero donde Samael enfocó con furia su espada flamígera fue sobre toda conducta sexual no tradicional. Todos los miembros de la comunidad LGTBI+ y personas con género fluido o diverso eran para él “infrasexuales” condenados irremediablemente a las llamas de los mundos infiernos. Incluso los practicantes de la inocente y saludable masturbación hacían parte según él, de la escoria del mundo para quienes decía “más les valiera no haber nacido” o “amarrarse una piedra de molino al cuello y lanzarse al mar”.

Y esto es lo fundamental. De ahí para allá, la gnosis está llena de historia pseudocientífica que hablan de extraterrestres y atlantes revueltos con historias bíblicas y dioses hindúes. Otra buena parte de la doctrina gnóstica consiste en prácticas mágicas como conjuros, ceremonias, rituales y brebajes que tienen por objeto “ayudar” al gnóstico con su proceso de magia sexual, o bien traerle abundancia, prosperidad o salud de hierro. Los eventos que narré sobre la muerte de Samael podrán dar una idea de la eficacia de esas prácticas.

Como dije antes, el gran atractivo de la obra de Samael es su estilo literario grandilocuente y efectista, que al ser supremamente caótico, oscuro y vago, da lugar a un sinfín de interpretaciones y que quien quiere creer en la gnosis siempre encuentre alguna manera de hacer que las teorías cuadren y las profecías acierten. La promesa de la gnosis es supremamente atractiva porque ofrece todo lo que otras religiones ofrecen pero con un método específico que en principio no suena nada desagradable: Puedes lograr el fin de tu sufrimiento, abundancia, felicidad y de ñapa una vida de placeres en el más allá después de la muerte… a punta de tener sexo todos los días y hacer viajes astrales durante la noche… Lo único que tienes que dar a cambio es tu vida, tu tranquilidad y tu estabilidad mental.

Porque entonces llegamos a la parte más importante de este relato, la gnosis es una secta y es muy peligrosa. Debajo de la aparentemente inofensiva teoría de la magia sexual se esconde un demonio de siete cabezas y voy a explicar por qué.

¿Por qué es tan peligrosa la doctrina de Samael?

La gnosis es como una caña de pescar donde la carnada es el famoso viaje astral y algunas técnicas de meditación y el anzuelo es la magia sexual. Cuando alguien se inicia en la gnosis se le habla de un conocimiento secreto que va a transformar su vida pero no se le entregará hasta que no esté en segunda cámara o mejor dicho, hasta que no esté ya metido hasta el cuello en la gnosis. Esto es uno de los elementos que la identifican como una secta.

Antes de entregar el conocimiento de la magia sexual, el aprendiz recibe los libros más “light” de Samael donde aprende sobre la bondad, la voluntad, la justicia y se le va anticipando que será alguien muy importante, un guerrero solar, un miembro de un ejército de la luz, y se le va desconectando de las cosas del mundo, incluyendo la televisión, las fiestas, el alcohol, la pornografía, el juego, las redes sociales. En cambio, se le van entregando rituales, oraciones, y pronto se le habla del viaje astral, que no es otra cosa que la capacidad de tener sueños lúcidos, otro tema que tocaré pronto.

Estos cambios, en la vida de una persona que generalmente ha llegado a la gnosis en medio de una tragedia personal, vicios o una falta de propósito, suelen generar un cambio positivo. La persona ha empezado a mirar hacia adentro, a hacer cosas en pro de su crecimiento personal y a desconectarse de cosas que para ser francos, sí suelen hacer más daño que bien. Entonces el futuro iniciado se revigoriza, se siente fuerte, el uso de la voluntad mejora la autoestima, hay un mejor concepto de sí mismo, nuevas amistades y todo eso redunda en mejores niveles de serotonina, emoción, alegría y optimismo.

Entonces, si el estudiante hace correctamente las técnicas para la salida en cuerpo astral, en cuestión de pocas semanas empieza a tener algunas experiencias rudimentarias de sueño lúcido. Esto suele ser un evento muy emocionante y para muchos, la experiencia de estar fuera del cuerpo e incluso ver otros mundos, volar, atravesar paredes o viajar en el tiempo, se convierte en la confirmación de que todo lo que dice Samael Aun Weor es cierto. El aspirante se convierte en iniciado en los mundos internos: ha mordido la carnada.

Porque todo lo que acabo de decir, es real. Bueno, más o menos. Es real en el sentido de que efectivamente se puede experimentar. El sueño lúcido es un fenómeno ampliamente documentado aunque no del todo comprendido por la ciencia. Yo he tenido esa experiencia en muchas ocasiones pero sobre todo y de forma más intensa, durante mis años de trabajo en la gnosis. Es una experiencia que vale la pena tener pero como explicaré en otro episodio, no tiene nada que ver con la gnosis ni se pueden hacer todas las cosas que Samael promete: Salir del cuerpo, viajar en el tiempo, hablar con seres espirituales… Nada de eso se ha podido comprobar científicamente a pesar de que muchos científicos lo han intentado.

El caso es que para alguien que nunca ha tenido una experiencia metafísica, el viaje astral es como dije una confirmación (aunque engañosa) de que lo que la gnosis promete es verdad. En este punto el aprendiz ya está comprometido con el esoterismo y está listo para recibir su primera iniciación. Esto es usualmente un ritual, similar al que yo realicé con Pueblo Nación Muisca-Chibcha, que hasta donde sé, fue una versión ligeramente modificada del rito de paso de primera cámara en la gnosis.

Como narré en el episodio sobre mi rito de paso, un ritual iniciático es un acto de psicodrama muy poderoso y está diseñado para que el iniciado sienta que ha vuelto a nacer, que ya no es el mismo, además de que usualmente, una de las partes del rito consiste en hacer votos de lealtad al grupo, ofrecer la vida a la causa o incluso promesas más detalladas y onerosas como diezmar toda la vida, entregar propiedades u obediencia incondicional.

Cuando una persona ha invertido muchas semanas o meses, esfuerzo y dedicación a una meta, no es probable que se eche para atrás cuando está a punto de cruzarla, así al otro lado lo estén esperando con una olla de agua hervida para ponerlo a cocinar y echárselo al gaznate.

Después del rito de paso, el iniciado ya no es uno más del montón. Ahora es un elegido y está listo para recibir el conocimiento supremo. Entonces los maestros o iniciados más avanzados le sueltan el matrimonio perfecto y detallan las técnicas para hacer la magia sexual como es debido. Si no tiene pareja, no se preocupe que la comunidad le consigue una. Esto es algo que me contó el propio abuelo Suagagua, si el iniciado no tiene compañero o compañera, los sacerdotes pueden pedirle a algún varón o mujer del grupo que le “enseñe” la técnica al novato, aunque no es poco común que sea el propio sacerdote quien se ofrezca para la tarea, sobre todo cuando quien se inicia es una mujer y ojalá de su agrado.

Esto ya se cuida bajo el más estricto secreto y de una vez declaro que no llegué a pertenecer a ese círculo en Pueblo Nación, aunque sí tengo la sospecha de que el abuelo le encargó a una dama de la comunidad que cumpliera esa función conmigo, a pesar de estar casado con Paula, ya que la joven en cuestión de repente apareció en mi vida declarando su amor y respeto por ser Paula “la mayor”.

También supe del abuelo que en sus tiempos era común que las parejas que estuvieran practicando la magia sexual, de vez en cuando realizaran la práctica delante de sus mayores, de tal forma que estos pudieran avalar o corregir el trabajo que estuvieran realizando.

Los abusos sexuales de líderes gnósticos a mujeres que han pasado por el lavado de cerebro que he descrito como parte del proceso iniciático, hacen parte de una de las tantas páginas de la ignominia en mi país y seguramente en la mayoría de países en los que existen grupos gnósticos. Pero aún si no se llegan a presentar estos abusos, la magia sexual representa un peligro enorme para quienes hemos caído en las redes de estas sectas.

Representación de la magia sexual

De forma similar a lo que ocurre con la salida en astral, parte del problema de la magia sexual es que tiene una dosis de realidad. Como he dicho, la magia sexual se basa en el tantra, que es una sabiduría milenaria que comparte las mismas bases del sahaja maithuna de Samael: evitar la eyaculación, contener el orgasmo y transmutar la energía sexual para energizar los chakras del cuerpo energético.

Sin embargo, el tantra no menciona nada de espadas flamígeras ni aniquilación de egos ni tiene problemas con prácticas de sexo diverso incluyendo la masturbación. De hecho, promueve la masturbación o mejor llamémoslo el autoamor para aprender correctamente la técnica.

Lo cierto es que si se siguen correctamente las indicaciones, y no las de Samael porque son tremendamente imprecisas y confusas, sino más bien las de un maestro tántrico como Mantak Chia, se pueden efectivamente lograr efectos como erecciones más duraderas, superar la eyaculación precoz, tener orgasmos múltiples sin eyacular y orgasmos mucho más intensos y prolongados que los tradicionales. Muchas personas incluso afirman lograr estados alterados de consciencia y sensaciones de unidad con el universo o con la pareja.

Si alguien que practica gnosis, además de lograr salir en astral, llega a tener algunos de estos efectos místicos en el sexo, lo más seguro es que reconfirmará todo lo que Samael dice alrededor del sexo sagrado: que con ello está aniquilando egos, curándose de enfermedades y otras cosa, pero lo más peligroso es que creen, con toda certeza, que si llegan a fallar en la obra, es decir a eyacular por error, o a dejarse llevar por la pasión, u olvidar la meditación o el mantra, entonces se cumplirán las fatídicas consecuencias que Samael: enfermedades, pérdida del hogar, pérdida de todo el trabajo espiritual conseguido, posesiones demoníacas o hasta la muerte.

Entonces, el iniciado poco a poco y sin darse cuenta, se va llenando de toda esa basura de ilusiones místicas, miedos, y conflictos. Eso sin contar que a pesar de que evitar la eyaculación es menos difícil de lo que se puede pensar, el hecho de tener que contenerla siempre, siempre, es una presión que se va acumulando en la mente. Además, según la doctrina samaeliana, la práctica sexual se tiene que realizar diariamente, y tiene que durar por lo menos una hora. Esto para muchas parejas, aunque con mayor frecuencia para las mujeres, es una presión inadecuada y sobre todo una invasión a algo tan íntimo. Sé de muchas mujeres gnósticas con problemas de infecciones, irritación y otros problemas vaginales.

Aun Weor llamaba a la magia sexual “el camino del filo de la navaja” y la verdad es que esa frase describe muy bien lo que se siente seguir el camino de la gnosis. El sexo es una parte muy grande en la vida de la mayoría de las personas y las restricciones Samaelianas no aplican solamente a la eyaculación sino también a la masturbación, la pornografía, desear a otras mujeres, mirar con morbo, eso sin siquiera contar con la tragedia que debe vivir un gnóstico que tenga pensamientos homosexuales o con una identidad de género distinta a la de su nacimiento.

La esperanza con la que se sostiene un gnóstico es que a medida que va aniquilando egos, avanzando en el camino, las cosas van a ser más fáciles, las tentaciones se van a ir. Pero eso no llega nunca, por la sencilla razón de que las fuerzas instintivas de los seres humanos ni son egos, ni son demonios, ni se aniquilan de ninguna manera. Lo máximo que se logra es reprimirlas, pero como lo saben muy bien los sacerdotes de la iglesia católica, la represión suele acarrear verdaderos males con los cuales se termina desfogando.

Habiendo atravesado ese viacrucis, puedo asegurar que el camino del filo de la navaja se camina con los pies descalzos y siempre termina en fracaso. Si el propio Samael Aun Weor en 1972, con 55 años estaba aterrado por sus faltas sexuales y optimista de lograr su liberación con el arcano AZF, ¿a qué puede aspirar un principiante? La naturaleza no es una enemiga pero como dice mi maestra Mara, la naturaleza no tiene moral. La fuerza sexual nos mueve para asegurar que la vida siga prosperando y poco le importan nuestras intenciones de revolución espiritual.

Sin embargo, y espero que este mensaje llegue a oídos de alguien que esté pensando en abandonar ese camino de sufrimiento que es la gnosis: fracasar en la gnosis es triunfar en la vida. Recuerdo que un abuelo Muisca alguna vez me contó que cuando se cayó, es decir, cuando fracasó en la contención de la eyaculación, lo había perdido todo: dinero, su casa, su familia. Ese fue uno de los testimonios que caló en mi mente y me empezó a exacerbar un estado permanente de ansiedad latente.

Llegado el momento de decidir entre mi salud mental y la liberación de la rueda del samsara, decidí confiar en mi instinto escéptico y reconocer las enormes contradicciones que veía en la gnosis, la poca coherencia de los “maestros” gnósticos que conocía y atender la nula evidencia científica de todas las aseveraciones gnósticas. Mandé a la mierda el matrimonio perfecto y decidí quedarme con uno imperfecto pero tranquilo.

Valga decir que nunca hubo ninguna consecuencia negativa de aquella decisión. Todo lo contrario, mi tranquilidad mental regresó eventualmente, mi relación con Paula mejoró hasta niveles que con la gnosis nunca pudimos alcanzar, nuestra prosperidad económica, salud y nuestra mayor alegría que son nuestros hijos, llegaron después de que abandoné la gnosis. El proceso de desintoxicación de la basura gnóstica no fue fácil ni rápido, pero eso lo contaré con detalles en otro episodio.

¿Qué pudo ocurrir realmente con Marisol y Victoria?

El juez que falló en el caso de Marisol Fabiola Raue no encontró méritos para asociar el asesinato de la pequeña Victoria con la gnosis ni para vincular al caso al papá de la niña. No soy abogado ni conozco la ley de España, pero lo que sí creo es que la gnosis tuvo mucho que ver con la tragedia. Con base en mi conocimiento de la gnosis y mi experiencia personal, voy a tratar de completar la historia de esa infortunada familia para mostrar, si no lo que realmente pasó, lo que potencialmente podría pasar en un caso similar cuando el infortunio se confabula para que todo lo que pudiera salir mal, salga mal:

No sé cuánto tiempo habrán estado en la gnosis Marisol y Raúl antes de los eventos de Santiago de Compostela, pero supongo que habrán sido un par de años o máximo tres. La mayoría de la gente abandona la gnosis después de unos cuantos años cuando se cansan de luchar contra su propia naturaleza, o cuando se dan cuenta de las incoherencias de los líderes o cuando se convierten en víctimas del abuso o simplemente cuando se dan cuenta que las promesas de tranquilidad, felicidad y prosperidad no llegan.

Durante esos años, Marisol y Raúl fueron adoctrinados en magia sexual y sobre los supuestos peligros asociados con eyacular, tener sexo por fuera de la pareja gnóstica y concebir a través de una eyaculación. En el capítulo V del Libro Amarillo,  Samael dice lo siguiente sobre el proceso de procreación:

“Son nueve meses de preparación, nueve meses de castidad, santidad, meditación, antes de efectuar el acto secreto con el marido.

El futuro padre del niño, tampoco debe ser fornicario. Él debe abstenerse durante nueve meses. Él y ella solo deben orar mucho a la Divina Madre, rogándole la dicha de tener por hijo a un Gran Maestro.

Los esposos no deben comer carnes. Los esposos deben ser vegetarianos. Los esposos deben ser castos en pensamiento, palabra y obra.

La cópula sagrada se efectúa en Primavera durante el mes de las flores, Mayo. En el mes de Mayo desciende el Buddha para bendecir a la humanidad.

Se debe efectuar el acto un día viernes en la aurora. A esa hora está vibrando intensamente el lucero de la mañana.

La pareja debe retirarse del acto sin haber eyaculado el licor seminal. Las jerarquías Lunares saben utilizar un gameto masculino, y un óvulo materno para hacer fecunda la matriz. (…)

Así es como vienen al mundo los hijos de la Sabiduría. Este es el sistema creador del Kriya-Shakti.

Con este sistema Antiquísimo que se pierde en la noche de los siglos todo matrimonio Yogui podría Brindar vehículo físico a cualquiera de los Grandes Maestros de la Venerable Logia Blanca.”

Más adelante sentencia:

“La eyaculación seminal es Delito. La eyaculación seminal es Fornicación brutal. El sistema antiguo de reproducción Paradisíaca, se realizaba sin la eyaculación seminal en el hombre, y sin el orgasmo femenino.

Los tenebrosos luciferes de la antigua tierra Luna le enseñaron al hombre la eyaculación seminal. Entonces perdió sus poderes. Esto está representado por la salida del Edem. (…)

Causa horror saber que los tenebrosos Bonzos del Clan de Dag Dugpas, dedicados al Tantrismo horrible y fatal, eyaculan el licor seminal durante sus prácticas de Magia negra.

El semen derramado y luego absorbido en Verya Femenino, está horriblemente Recargado de átomos del enemigo secreto, átomos satánicos recogidos de los propios infiernos atómicos del ser humano. El resultado inevitable de este Tantrismo, es el descenso de la serpiente hacia abajo, hacia los abismos atómicos de la naturaleza. Así es como la humana personalidad termina separándose definitivamente del Espíritu Divino. Entonces el ser humano se convierte en Demonio.

El Libro Amarillo – Samael Aun Weor

No sería de sorprender entonces, que Raúl probablemente estuviera sugestionado con esta preparación para poder engendrar un hijo. Según mi experiencia los hombres que caemos en la gnosis nos obsesionamos y alienamos mucho más que las mujeres y con frecuencia terminamos descargando en ellas la frustración por la dificultad de la dañina práctica sexual. Es común que las mujeres, además de tener que lidiar con gran parte de las incomodidades que se derivan de la técnica, son con frecuencia obligadas por los líderes a servirle al varón para que realice su trabajo y juzgadas por el fracaso del hombre.

Cuando estuve en Pueblo Nación Muisca-Chibcha, la abuela Yanguma, esposa del abuelo Suagagua, con frecuencia conminaba a las mujeres a “hacer bien el trabajo en la cama”, controlando el varón, ayudándolo con la técnica. Decía que así como cuando se riega la leche hirviendo de la olla, es culpa de la mujer, también es culpa de la mujer cuando el varón falla en su trabajo de contener la eyaculación.

Para una mujer como Marisol Raue, quien al parecer tenía tendencia a algún tipo de enfermedad mental, esta presión sumada al deseo de tener un hijo, el amor por su pareja y la lealtad con la secta, llevó a algún tipo de crisis esa vez que huyó de su hogar sin rumbo fijo. ¿Estaba escapando de una vida que le generaba demasiada ansiedad? Es posible.

En medio de su huida se da cuenta que la ansiedad y los pensamientos oscuros no solo no desaparecen sino que se hacen más intensos. La obsesión con la sexualidad gnóstica que tuerce lo natural y bello del sexo, seguramente causó en Marisol, que además tenía un gran instinto maternal, una crisis de ansiedad o un episodio psicótico, en medio del cual bien pudo haber sido abusada por un vagabundo oportunista, como ella lo relata, o simplemente haber sido engatusada por algún turista inescrupuloso que al verla tan vulnerable, la llevó a la cama y le obsequió ese orgasmo liberador de energía que le había sido negado por meses o tal vez años.

Liberada en lo físico pero cada vez más confundida en lo emocional, Marisol vuelve a Raúl tratando de reconciliar en su cabeza el infierno que estaba viviendo con el sentido de culpa que probablemente cargaba por su huida y por haber cedido a la sexualidad natural que Samael tanto aborrecía.

En esas condiciones, sólo una mujer podría imaginar lo que un embarazo pudo significar. Era de Raúl quien contenía la eyaculación? O de aquel abusador quien en cambio, no había tenido reparo en abusar también de su vida reproductiva.

Me imagino a Marisol consultando calladamente a sus líderes gnósticos, a otras mujeres de la organización y repasando los libros de Samael en busca de una esperanza, una voz de aliento, una oportunidad para ella y para la pequeña Victoria que crecía en su vientre. Pero la respuesta que con seguridad encontró fue terror y amenazas diabólicas. Sé que algunos gnósticos amplifican los supuestos peligros (de por sí fatalistas) para desmotivar a los practicantes de si quiera arriesgarse a faltar a la doctrina.

Con todo aquello, meses después del nacimiento de la niña, Raúl quien ya había manifestado no estar seguro de ser el progenitor, quizás sugirió gastar los ahorros de la pareja en un viaje a Santiago de Compostela para tratar de salvar su relación. Pero quizás también, convencido de que Victoria era un ser maligno engendrado por Satanás durante la violación de la que fue víctima Marisol, ayudó a atizar durante meses, la hoguera en la mente de la confundida mujer.

Una persona con una enfermedad mental puede ser mucho más vulnerable a convertirse en víctima de manipulación, y no se sabe si Raúl, interesado en desaparecer a una niña que no consideraba su hija y tal vez portadora del mal, ayudó con esa manipulación. Pudo haber sido un sacerdote gnóstico, convencido su doctrina, quien alguna vez insinuó que hasta mejor sería que la niña no naciera o que muriera pronto, o simplemente fue Samael Aun Weor desde su tumba, a través de sus escritos retorcidos quien convirtió la mente de una mujer débil y vulnerable de madre a asesina.

En cualquier caso, lo que haya sido que motivó a Marisol a poner sus manos sobre el rostro de su bebita y quitarle la vida ahogándola, fue una horrible manipulación sectaria basada en teorías sin fundamento, dogmas medievales y elucubraciones espiritualistas. Cuando los ingleses llegaron al cuarto de Marisol, preocupados por su extraño comportamiento, encontraron a la bebé de seis meses debajo de una manta con extrañas piedras a los lados de una manera que los testigos declararon parecía ritualística.

Sin embargo, la justicia, inexperta en estos temas esotéricos y religiosos, decidieron juzgar el caso como producto de una crisis de salud mental y no como un asesinato, que en mi opinión, pudo ser planificado. El final de esta historia no se ha escrito aún y ahí afuera hay miles de personas, familias y niños cuya tranquilidad emocional pende de un hilo bajo la espada de Damocles de la gnosis sobre sus cabezas y quise hacer mi parte para desenmascarar a esta peligrosa secta de la que yo afortunadamente pude salir, aunque no sin tener que pagar un precio alto por ello.

Si estás involucrado en la gnosis o alguno de los movimientos que discretamente promueven las enseñanzas de Samael Aun Weor, te invito a visitar los siguientes enlaces en los que puedes encontrar más información sobre las contradicciones, mentiras y plagios de Samael Aun Weor:

También puedes contactarme por mis redes sociales o escribirme por Telegram y con gusto trataré de orientarte de la mejor manera. Hasta la próxima semana.

1
5 1 voto
Article Rating
Subscribir
Notificación de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría conocer tu opinión, por favor, comenta.x
()
x